De higos a brevas

¿Son lo mismo los higos que las brevas? No exactamente. Proceden del mismo árbol, la higuera, pero no todas las higueras dan ambos ‘frutos’. El asunto tiene más complejidad de la que aparenta. Lo que sí sabemos todos es que, tanto los higos como las brevas, tienen un sabor dulce e intenso y que son el colofón perfecto de una comida o, incluso, el toque ideal en la cocina o el ingrediente clave para preparar mermelada.

“De higos a brevas”
El dicho popular hace referencia al periodo de maduración de los higos y las brevas. Hay higueras que dan dos cosechas al año, una de brevas en primavera y otra de higos en otoño. Son las bífedas o reflorecientes. Sin embargo, hay higueras comunes que solo dan higos.

Además de esta diferenciación en las higueras, existe otra más:

Higueras dioicas, en que las flores hembras están en un árbol y las flores machos (cabrahígos) en otro, la fecundación puede ser por medios naturales (aire, insectos…) o con la ayuda del hombre (acercando las ramas del árbol macho al hembra).
Higueras monoicas que producen flores masculinas y femeninas en el mismo árbol, por lo que no necesitan ayuda para fecundar.
Las brevas son algo más grandes pero menos dulces, su color es morado, la carne puede ir del blanco al rosado intenso. Mientras que los higos son pequeños, muy dulces, de color verde por fuera y por dentro van del blanco al rosado suave. Aunque hemos estado hablando de ‘frutos’, en realidad no lo son. Hablamos de infrutescencias, es decir, receptáculos carnosos que sirven de soporte a las flores. De ellas salen los verdaderos frutos que son lo que, popular y erróneamente, llamamos pepitas.

Propiedades de los higos y las brevas
La principal característica es su enorme aporte energético gracias al alto contenido en azúcares. Tienen vitaminas A y C, minerales como magnesio, potasio, calcio y fósforo. Mejoran notablemente el tránsito intestinal, regulan el estrés, levantan el ánimo, tienen beneficios para el colesterol, son antioxidantes y aumentan las defensas. Si a todas estas propiedades le sumáis lo sabrosos que son, ¿no creéis que hay suficientes razones para comer higos o brevas todos los días mientras dure su temporada?