Diferentes tipos de cerveza

¿Te has preguntado alguna vez…cuantos tipos de cerveza hay? A continuación te mostramos una pequeña guía:

Cervezas de trigo:

Originarias de Alemania y se caracterizan por su punto afrutado, su color claro (de ahí que se las llame “rubias”) y su turbidez, debida a la malta de trigo. 

Se consume básicamente como cerveza de verano, en botellas de medio litro y muchas veces mezclada con refresco de limón. Se las ha considerado tradicionalmente un grupo menor porque su sabor es sencillo, con pocos matices y permite menos experimentación con tonos de color y sabores.

Cervezas de cebada:

Estas se elaboran con cebada malteada, que les confiere mayor amargor y potencia y son las que han dado lugar al desarrollo de la mayor parte de las cervezas que existen hoy en el mundo. Dentro de las cervezas elaboradas a partir de la fermentación de cebada malteada cabe distinguir dos grandes familias: la ‘familia ale’ y la ‘familia lager’.

Cervezas ALE

El ‘reino ale’ es eminentemente atlántico y corresponde a las islas y algunas zonas del litoral de los Países Bajos. Las cervezas ale se caracteriza por la fermentación a alta temperatura, entre 15ºC y 25ºC, lo que permite obtener la cerveza con rapidez y poder servirla sin necesidad de almacenarla.

Suelen ser cervezas con mucho carácter y generalmente con grado alcohólico. Aunque no sean necesariamente contundentes, son especialmente amargas y se sirven tibias.

Dentro de las ale hay que distinguir varios tipos de cerveza:

  • Brown ale: el cereal se tuesta hasta conseguir una cerveza de un color desde ámbar a caramelo o marrón rojizo. Son cervezas potentes y amargas en las que se nota el lúpulo, que es lo que confiere el sabor fuerte de la cerveza.

  • Cervezas de abadía: también conocidas como cervezas trapenses que se elaboran en conventos de Bélgica, aunque no solo, y tienen un sabor potente aunque no son tan amargas, y un elevado grado alcohólico.

  • Mild ale: fue por muchos años la cerveza de la clase obrera es un tipo de cerveza joven y con poco lúpulo que se sirve tibia y a veces se mezcla con cerveza más madura para darle algo más de gusto.

  • Old ale: es un tipo de cerveza que reposa durante un tiempo y gana grado por evaporación. Tiene un grado medio entre el 5 y el 10% en volumen y un cierto sabor dulce debido al azúcar residual. Son oscuras y muy contundentes.

  • Pale ale: es un tipo de cerveza ale que se caracteriza por ser más pálida que la media de las ale, pero conservando un alto grado alcohólico. Es la cerveza que tradicionalmente se transportaba a los territorios del imperio, de ahí su alto grado para resistir las travesías.

  • Stout: De color cercano al negro, amarga y elaborada con malta de cebada tostada. Es la clásica cerveza negra, muy tostada y a la que se le añade nitrógeno para que la espuma tenga su consistencia característica. Las marcas más conocidas son la Guinness y la Murphy’s, pero hay muchas más y con muchas variantes.

  • Porter ale: proviene de una mezcla de brown ale y pale ale para conseguir una cerveza de mucho grado y a la vez más consistencia.

Cerveza Lager

Creadas especialmente en Europa Central, lo que comprende Alemania, los Países Bajos y los territorios del imperio Austro-húngaro. Estas cervezas se consiguen con una fermentación a baja temperatura, que da unas cervezas más suaves, en general, que las ale, y que deben conservarse tras la fermentación durante al menos tres meses en contenedores.

Algunas de las variantes de Lager más conocidas son:

  • Bock: es una cerveza entre las más fuertes del tipo lager y es típicamente alemana. Puede ser clara u oscura, con un sabor potente y una fuerte carga alcohólica.

  • Dark: es la versión negra de las lager, con grado alcohólico y más tueste de la malta, aunque no es tan potente como las ale stout.

  • Pale lager: es la lager menos tostada y con menor cantidad de lúpulo, con la intención de dar lugar a una cerveza amarilla, muy ligera y con poco grado.

  • Pilsener: es la cerveza que todos tomamos por defecto en los bares de España. Su mérito fue que coincidió a finales del siglo XIX con un cambio de gustos en la población, sobre todo urbana, que era la que más estaba creciendo y tendía a buscar bebidas de consumo más social.