Ideas y consejos para organizar la comida de empresa

Una cena o comida de empresa es un evento especial que se organiza una vez al año y que supone una oportunidad estupenda para que los compañeros y superiores establezcan mejor relación entre sí. Por eso es importante que sea entretenida, ¿quieres saber cómo organizar y animar una cena o comida de empresa?

Cómo organizar la cena o comida de empresa
Se debe comunicar todo acerca del evento a todos los empleados con una invitación por escrito.

Elegir una fecha, teniendo en cuenta que sea una en que puedan asistir todos los trabajadores y que sea un día anterior a alguno en que no haya que trabajar. Se debe pedir confirmación de asistencia.

Hay que pensar el lugar de celebración del evento, eligiendo una zona que sea buena para todos.

Se debe contactar con el restaurante para saber la disponibilidad de mesa en esas fechas, además de conocer precios y menús.

A la hora de elegir el restaurante y elaborar el menú hay que pensar en las circunstancias personales de los trabajadores, incluso se puede consultar con ellos para elegir entre alguno de los menús posibles.

Con el restaurante elegido, se debe preparar la distribución de las mesas y los grupos
Habiendo elegido todo esto, hay que comunicar a los empleados la fecha y lugar de la cena o comida de empresa.

Animar tu evento de Navidad
Lo primero que debemos decir sobre este punto, es que sólo compartir charlas puede conseguir que vuestra cena o comida de empresa navideña sea un éxito.

Si eres capaz de organizar actividades para tus empleados, no sólo tendrás garantizado el éxito, sino que este día será una fuente inagotable de anécdotas divertidas.

Amigo invisible. Es una dinámica que casi siempre funciona bien en grupos de amigos, y también para eventos de empresa. Se hace un sorteo algunos días o semanas antes y después de la comida se entregan los regalos.

Bingo con sorteo de regalos. Se compran todos los regalos previamente sin saber para quien, y en un momento de la fiesta se hace un sorteo con un bingo o ruleta. Habrá más de un regalo que no tenga nada que ver con los gustos de su destinatario, y es entonces cuando surgen las risas.

Karaoke. Puede ser tanto una bendición como una maldición, dependiendo de quien coja el micrófono, pero en general un karaoke —sobre todo al final de la fiesta— suele ser algo que siempre anima a los participantes en una cena de empresa. Sobre todo si es el jefe o el compañero más serio el que se decide a cantar.

Evitar los discursos. No está mal que el jefe dedique unas palabras aprovechando que se reúnen todos los trabajadores, pero hay que tener claro que esto no se trata de una reunión en el centro de trabajo. Más bien se puede aprovechar para dar unas breves palabras de ánimo improvisadas.

Espectáculo de magia. Contratar a un mago para que haga trucos, cuente algún chiste y reparta regalos, se ha convertido en una costumbre muy extendida en algunas cenas de empresa, ya que ofrecen algo diferente y hacen participar a los empleados.

Actuación musical. ¿Qué mejor para animar una fiesta que tener música en directo? Los grupos de versiones de canciones populares de los 80 y 90 están muy de moda, por ejemplo, y siempre tiene más aliciente que poner música enlatada.

Al final de esta comida, si eres el jefe, estírate un poco, todos queremos recibir regalos en Navidad, ¿no?