Roscos de vino, para endulzar la Navidad

mde

Se trata de un dulce muy sencillo de hacer que además de no llevarnos tiempo. Nos permitirá disfrutar de unos tradicionales roscos de vino caseros, sabrosos, aromáticos y lo más importante, totalmente caseros.

¿Vas a renunciar a hacer tus propios roscos de vino esta Navidad?

Ingredientes 
300 gr. harina de trigo normal
40 gr. sésamo tostado
70 gr. azúcar molido o azúcar glass
100 gr. manteca de cerdo
1 cucharadita de granos de anís
120 gr. vino dulce, tipo moscatel
La ralladura de 1 naranja
Azúcar glass o molido para decorar

Elaboración
Tostamos la harina. Ponemos la harina en una sartén ancha al fuego. Con una cuchara de madera iremos removiendo a medida que la harina se va tostando. Tenemos que regular la temperatura y removerla constantemente para evitar que se queme. Este paso nos llevará unos 10-15 minutos. Retiramos la sartén del fuego y la dejamos que se enfríe antes de utilizarla.

Cuando la harina esté fría la ponemos en un bol tamizándola. Es imprescindible el tamizado ya que si no le quedarán unos grumos duros producto del tostado. Añadimos el azúcar, el sésamo, el anís y la ralladura de naranja. Mezclamos para integrar los ingredientes.

Añadimos la manteca de cerdo que ha de estar a temperatura ambiente, blandita para poder trabajarla y el vino. Con un tenedor vamos incorporando los ingredientes hasta que nos queden unas migas mojaditas. Con la mano compactamos la masa y formamos una bola.

Colocamos la masa sobre un papel de horno sobre la superficie de trabajo y la achatamos. Tapamos con un nuevo papel de horno y, con un rodillo, estiramos hasta que tenga un espesor de 1 a 1,5 cm. Es una masa de textura bastante arenosa, por eso es necesario que compactemos la masa por los bordes para apretarla, a medida que la vamos estirando.
Con un cortapastas grande y uno pequeño, formamos los roscos de vino. Los vamos colocando sobre la fuente de horno directamente, sin necesidad de engrasarla.

Precalentamos el horno a 180º C 10 minutos antes de hornear los roscos.

Horneamos los roscos de vino, con calor por arriba y por abajo, sin ventilador, durante unos 14 minutos.

Con cuidado pasamos los roscos a una rejilla, una vez horneados y cuando estén aun templados los rebozamos en azúcar glass.