¡Uvas y queso saben a beso!

¿Hay algo más irresistible que un beso? De entre las muchas exquisiteces gastronómicas que se te puedan ocurrir, tan ricas como un beso, hay una de la que se ha hecho eco el refranero español, tan sabio siempre: la combinación de uvas y queso.

Ni siquiera hay que complicarse mucho. Un buen queso manchego partido en lonchas finitas, regado con un hilo de aceite de oliva virgen extra, y acompañado por uvas. ¡Exquisito!

Si te gustan los quesos fuertes, también puedes optar por un queso azul, desmenuzado por encima de una tosta, con unas uvas pasas por encima. La combinación es de lo más acertada.