¿Vino blanco o vino tinto?

Tanto el vino blanco como el vino tinto son buenos para el organismo si se beben con moderación. Ambos presentan vitaminas y minerales favorables para el cuerpo, además de los polifenoles de la uva que aportan cantidad de beneficios, como luchar contra los radicales libres, gran aporte de fibra y que son antioxidantes.

Pero, aunque los vinos sean parecidos, hay algunas diferencias entre ellos, tanto por las uvas empleadas como por su proceso y envejecimiento a la hora de ser tratados y puestos a la venta.

Propiedades del vino blanco
Bueno para el corazón. Presenta un compuesto fenólico que lleva el vino blanco y que previene de enfermedades cardiovasculares.
Se toma fresco y nos quita la sed en verano.
Favorable para la diabetes y la enfermedad renal crónica.
Rebaja la presión arterial.
Función antioxidante. Ayuda a retrasar el proceso del envejecimiento.
Previene las enfermedades pulmonares.
Aporte de minerales como el fósforo y el potasio.

Propiedades del vino tinto
Ayuda a aumentar el tipo de colesterol bueno y a bajar el malo.
Baja la presión arterial y reduce el riesgo de coágulos en la sangre.
Lleva polifenoles antioxidantes.
Ayuda a acabar con los radicales libres.
Previene demencias y enfermedades degenerativas de nuestro cerebro.
Nos relaja y nos da energía a la vez, porque liberamos endorfinas.
Mejora la salud cardiaca.

Principales diferencias entre vino blanco y vino tinto
Como vemos ambos aportan beneficios similares, siendo el vino tinto el que tiene mayores propiedades para la salud. Otras de las diferencias entre vino blanco y tinto radica en diversos factores, como la uva utilizada que siempre es distinta; y la temperatura, para los blancos, el proceso se realiza a una temperatura de entre los 17 y los 19 grados centígrados, y en los tintos, la temperatura de maceración es mayor, de entre 24 o 26 grados.

Otras diferencias también se basan en las calorías y niveles de alcohol, pues el vino tinto resulta más calórico que el blanco, siendo también el que más grado alcohólico tiene.

El vino tinto está incorporado en la dieta Mediterránea al prevenir la enfermedades relacionadas con el corazón y ofrecer una serie de ventajas que protegen la salud en general. De hecho se recomienda tomar dos vasitos de vino tinto al día acompañando a comidas sanas. Siempre debe beberse con moderación.